AUDICIÓN

Evaluación del procesamiento auditivo (audiometría tonal)

¿PIENSAS QUE ES LO MISMO “OIR” QUE “ESCUCHAR”?

Tan importante como oír bien, es qué hace el cerebro con lo que percibe de los oídos, en el proceso de audición. La audición tiene efectos muy importantes en el desarrollo de:

  • Atención
  • Comprensión
  • Lenguaje
  • Relaciones sociales y estado emocional

Evaluación del procesamiento auditivo (audiometría tonal)

Un niño o adulto que haya presentado o presente algunos de los siguientes problemas es candidato a sufrir un problema de Procesamiento Auditivo:

  • Problemas a nivel escolar
  • Historia de otitis
  • Operado de drenajes
  • Retraso en la aparición del lenguaje
  • Problemas de claridad del lenguaje con ciertos fonemas
  • Problemas en la adquisición de la lecto-escritura
  • Se le repiten frecuentemente las órdenes auditivas
  • Problemas para concentrarse sin esfuerzo
  • Se desconecta fácilmente en clase
  • Difícil aprender idiomas

Si usted se siente identificado como mínimo con 2 de estos ítems, le recomendamos que realice una “AUDIOMETRÍA TONAL”.

Si finalmente se confirma un problema en el procesamiento auditivo, recomendamos que realice un PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN AUDITIVA.

Tratamientos de estimulación auditiva

La audición es probablemente uno de los sentidos más importante ya que nos da acceso al lenguaje hablado. Escuchar es la capacidad de procesar apropiadamente lo que oímos.

Si está presente alguna dificultad de procesamiento auditivo, el desarrollo del habla, el lenguaje y la comunicación se pueden ver afectados. Es posible mejorar la situación a través de distintos tratamientos de estimulación del canal auditivo, que actualmente ofrecemos en nuestro centro.

Estimular la audición permite al Sistema Nervioso Central aprender a modular adecuadamente el flujo de información sonora e interpretar correctamente los estímulos auditivos, incrementando la capacidad comunicativa y la correcta adaptación al medio ambiente.

Al ser una estimulación neuro-auditiva, genera nuevas conexiones neuronales en áreas específicas del cerebro dando lugar a una mayor madurez y energía intelectual, entre otros beneficios. Se trata de una estimulación específicamente indicada para desarrollar vías neuronales necesarias en cada caso, llevando a mejoras a nivel de atención, control emocional, habilidades sociales e intelectuales.

Mediante la estimulación auditiva se puede desarrollar y mejorar las habilidades de escucha y así ayudar a personas de todas las edades a identificar e interpretar de forma eficaz lo que escuchan.

Frecuentemente, el tratamiento resulta de gran ayuda, con una mejoría que se ve reflejada en la seguridad personal que alcanza el niño o el adulto en distintos ámbitos personales, en el caso de dificultades de:

  • ATENCIÓN
  • DIFICULTAD AUDITIVA
  • CONCENTRACIÓN
  • TDA – TDAH
  • LECTURA Y ESCRITURA
  • AUTISMO
  • ORTOGRAFIA
  • HIPERAUDICIÓN
  • LENGUAJE
  • DISGRAFÍA
  • DÉFICIT DE ATENCIÓN
  • DISFEMIA/TARTAMUDEZ
  • DISLEXIA
  • COMPRENSIÓN
  • DESARROLLO LENTO
  • DISLALIA
  • FALTA DE MEMORIA

Reeducación Auditiva según el método Berard

Se trata de una técnica pasiva, ya que no requiere la participación activa del paciente. Es una terapia de estimulación no invasiva ni farmacológica, es compatible con cualquier otro tipo de intervención y suele dar resultados a corto plazo, con gran eficacia.

La estimulación se desarrolla a lo largo de 10 días, en los que se realizan dos sesiones diarias de 30 minutos cada una. Durante el desarrollo del programa se va observando y evaluando la evolución del paciente, haciendo los ajustes necesarios al programa de trabajo. La personalización de los programas en función de la audiometría es clave para su máximo beneficio.

Las mejoras aportadas por la estimulación van apareciendo desde el inicio y, a continuación, otros cambios relevantes suelen ser evidentes entre el segundo y tercer mes posteriores a su aplicación. Beneficios adicionales pueden continuar dándose aún seis meses después.

La edad mínima para realizar el programa es de 3 años.

Reeducación Auditiva según el método Johansen

Este método puede ser una solución de estimulación y mejora apropiada para cualquier persona de cualquier edad (hablamos desde bebes hasta ancianos).

El paciente interesado en recibir un tratamiento de estimulación auditiva, debe someterse a una audiometría específica (excepto cuando se trate de bebes) para cada método con un terapeuta autorizado.

La duración de esta terapia depende de cada caso. Cada paciente es único, pero en caso de niños, generalmente tras un año o un año y medio haciendo las audiciones en casa, unos minutos al día hasta conseguir una curva audiométrica óptima.

Durante el programa de estimulación, es imprescindible estar bajo la supervisión del profesional en cuestión.